Archivo del blog

lunes, 28 de noviembre de 2016

Aquel mago que siempre saca de su chistera trozos de vida. Mariano López Montes.

Dedicado al Dr. Pérez Bernal, Nazareno de Albores 2016, y a la Tertulia Cofrade Albores, por nuestra amistad, y por la labor callada y anónima que hacen día tras día.


Sí, porque este año nos os habéis equivocado en vuestra elección, porque sin desdeñar, ni menospreciar a los homenajeados años atrás, este, el de este año, brilla con una luz propia y diferente. Este hombre de cuerpo débil pero alma fuerte, sigue siendo el más preparado para aguantar los kilos que la enfermedad impone a la vida; a nuestras vidas, a estos y aquellos, que como a nosotros mismos nunca creemos que nos va a tocar y el día menos pensado se nos presenta.

Este hombre nos ha enseñado, humanismo y sencillez desde su propia humildad, un tanto "gandhiniana", a predicar con su ejemplo, a huir de un adoctrinamiento pragmático y a trasmitirnos, desde hace años con fáciles palabras, el valor de la salud, el desapego a lo que egoístamente somos y nos creemos, la contínua lucha contra la enfermedad, el valor de la solidaridad, con un altruismo nunca mitificado y mucho menos, vendido y pregonado de cara a la galería y como no, el amor a un prójimo que nos necesita y que nunca conoceremos. Hombre que como aquel hombre del alma grande, hindú, lleva años caminando solo y a veces luchando con fronteras que padecían inexpugnables hace años y que con su sencillez y verdad, ha conseguido que ya formen parte de una escala de valores actualizados que nadie o pocos se atreven ya a desdeñar y a poner en tela de juicio.

Como aquella novela de 1818 de la escritora inglesa Mary Shelley, imperándose en un Prometeo moderno, el cual arrebata el fuego sagrado de la vida a la divinidad, en la cual un aterrador Dr. Frankenstein creaba la vida desde su propio oscurantismo basándose en las innovaciones tecnológicas de su modernidad.

El Dr. Pérez Bernal ha sabido poco a poco y día a día cambiar nuestra propia mentalidad, para convertir una parte de nuestra vida, que ya no necesitamos en una nueva esperanza de vida para otros que lo necesitan y todo ello desde el amor, la fraternidad, la solidaridad, sin recibir nada a cambio y aún más grande para alguien que lo necesita y que no nos conoce y que jamás conoceremos. La aceptación de este nuevo reto ideológico en referencia con la vida y la muerte y su calado en nuestras hermandades y cofradías en colectivos de las mismas, dispares y a veces enfrentadas como una nueva forma actual de amor al prójimo, solidaridad, hermanamiento, es un nuevo valor a tener en cuenta como valor religioso de nuestras cofradías. Este es el gran mérito de este hombre que hoy recibe este Nazareno de Albores 2016, el habernos puesto a todos de acuerdo, el cambiar mentalidades y falsos prejuicios, y el luchar entre todos por una causa grande, como son las donaciones de órganos como elementos de vida, nacidos desde la propia evolución de la técnica y la Medicina.

Aunque nos critiquen a los cofrades tanto desde círculos religiosos basados en la propia ortodoxia, como por otros sectores que se denominan progresistas y que preconizan como vara de medida de sus propias acciones, me sorprende el caso de esta Tertulia, tan querida del barrio de mi infancia y adolescencia, estos amigos, como nadie saben preconizar con el ejemplo de fe, amor, solidaridad, amistad y otras más que voy a dejar en el tintero, de unos hombres y mujeres de a pie, que no quieren más protagonismo que ejercer como cofrades, vivir sus devociones y sentimientos desde esta óptica y desde la tradición, en esta forma tan particular de vivir su fe, ésta que un día supieron transmitir sus mayores.

Es encomiable la ilusión que estos hombres ponen año tras año en colaborar
desde sus propios bolsillos en ser Reyes Magos el día cinco de Enero, con sus ahijados mejor sus niños del Hogar de Nazaret, una ilusión, una sonrisa o simplemente una mirada de estos niños a los que quizás la naturaleza o tal vez el destino nunca favoreció, es el motor que cada año mueve a estas buenas personas para lograrlo un año más y si se mejora al año anterior mucho mejor, su hucha solidaria para los comedores sociales, etc... Un cartel que refleja cada año un instante cofrade, migas y bacalao para fomentar la amistad y la convivencia con un barrio que siempre tuvo el nombre de Retiro Obrero, Huerta del Hierro o Pío XII. Gentes y gestos como estos conforman una ideología de vida que merecen por si solas toda nuestra admiración.

En este mundo actual cada vez más deshumanizado, estandarizado y a veces cruelmente racionalizado, se siguen echando de menos acciones sencillas y a la vez valientes como estas que nos llevan a la esperanza futura de un "mundo mejor".

Y como no "El Nazareno de Albores" reconocimiento a una trayectoria de bien hacer por el mundo de nuestras hermandades y cofradías, esa estatuilla plateada que desde el anonimato del nazareno y la luz del farol que porta como símbolo de esta entrega personal que hoy se otorga a este "hombre bueno de alma grande", amigo Pepe aunque esta estatuilla pudiera representar a cualquier anónimo nazareno, caminará al atardecer por las inmediaciones de la Casa de Pilatos, a esa hora mágica y celeste donde la luz se transforma en tiniebla, vestirá túnica blanca y celeste de tu hermandad que un día dio amparo y cobijo a "Los Negros" de esta ciudad y que tu Cristo de La Fundación desde su muerte sublime, iluminado por la luz mortecina que emana de sus faroles, se transformará un año más en la luz dorada y brillante de la candelería de una Virgen acompañada de ángeles blancos y negros como preconizara Antonio Machín, y que simboliza la máxima expresión de esas vidas que día tras día, nos sigues regalando.

FUENTE: http://www.artesacro.org/Noticia.asp?idreg=114080#
AUTOR: Mariano López Montes